Kitesurf, sobrevuela el mar

Enviado el día 14-02-2019
Descubre el kite

Descubre el kitesurf (o kiteboarding)

Lo primero que habría que comentar en este post, es que el nombre de kitesurf es el término españolizado del original kiteboarding. Es decir, el nombre auténtico del deporte, lingüísticamente hablando, es kiteboarding -cometa y tabla en acción- aunque en España, otras zonas del sur de Europa y Brasil, popularmente conocemos este deporte como kitesurf, ya que para el gran público consiste en deslizarse sobre una tabla de surf con una cometa. Pero el kiteboarding o kitesurf, como prefieras, es mucho más que eso.

Si eres una persona experimentada en este deporte, quizás este post se te quede corto, ya que en él vamos a tratar el origen de esta modalidad, sus nociones básicas, sus variantes, su situación actual en nuestro país y algún otro aspecto más, por lo que quizás, si eres un kiter con cierto nivel, encuentres esta publicación algo básica, aunque siempre puedes leernos y quizás te sorprenda alguno de los contenidos.

El origen del kite

Origen del KiteAunque el deporte del kitesurf es muy reciente, la idea de utilizar las cometas como medio de propulsión no es nueva. Durante los siglos XII, XIII y XIV varias comunidades de pescadores y marineros de indonesia, polinesia y China utilizaba las cometas para arrastrar sus embarcaciones, podríamos considerarlo el kite primitivo, pero la versión que nosotros conocemos tiene sus orígenes en los años 90 del siglo pasado. Aunque la primera patente de un equipo similar a los usados hoy en día en nuestro deporte data de 1977 por parte de Gijsbertus Adrianus Panhuise, que diseñó un sistema para navegar con una especie de paracaídas sobre una tabla de surf, usando la fuerza del viento.

Pero el boom del kitesurf llegó en la década de los 90. En los primeros años aún se veían muchísimas tablas de windsurf en el agua, a mitad de década, en Tarifa por ejemplo, se empezó a ver alguna cometa de manera aislada, y fue en la última parte de este periodo cuando de repente las velas de wind se cambiaron por las cometas de kite, y el paisaje cambió completamente. Desde ese momento el kitesurf ha evolucionado y se ha desarrollado en diferentes modalidades, incorporando los avances tecnológicos a la fabricación del material para una práctica más eficiente y segura.

En kitesurf hay cuatro elementos esenciales, incluso cinco podríamos decir. La cometa y la tabla son los más llamativos y a los que debe el origen del nombre nuestro deporte, pero no menos importantes son la barra para conducir la cometa, y el arnés para repartir el esfuerzo, además del quinto elemento, que serían las fijaciones, que a pesar de que la tendencia del strapless (navegar sin fijaciones) está en alza, resultan imprescindibles para todo aquel que se inicia en el kite. En este post veremos de manera muy superficial la cometa y la tabla, y más adelante analizaremos estos y otros elementos en profundidad. Cometa

La cometa

Existen diversos tipos de cometas según el modo de navegación que se realiza. Con cualquier cometa puedes ser empujado por el viento, pero dependiendo del nivel, el viento y el tipo de navegación que hagas, existe un diseño específico adecuado a cada circunstancia. Las cometas pueden ser más abiertas o más cerradas, es decir más planas y con mayor ángulo de apertura, o tipo C con sus extremos más próximos. Generalizando podemos decir que la menor distancia entre los extremos de la cometa, hará que ésta sea más potente al ser más cerrada, y permitirá unos movimientos más radicales, por lo que es recomendada para usuarios con experiencia y que quieran avanzar en freestyle. Las cometas más abiertas son más "amables" a la hora de gestionar la potencia por lo que son idóneas para los que empiezan a hacer kite o personas que disfrutan con el freeride, ya que la mayor apertura de sus terminaciones hace que el impulso del viento no sea tan radical.

En este punto vamos a recordar que cuando nos referimos a freestyle en kite, se trata de hacer saltos y maniobras que necesitan cambios de ritmo y posición más radicales, mientras que el freeride se refiere a la navegación con la tabla y la cometa, haciendo bordos de un punto a otro y aprovechando el oleaje para interaccionar con él.

Dentro de las cometas, y más allá de esta amplia clasificación que hemos hecho, encontramos diversas características específicas que hacen una cometa diferente a otra como el número de costillas, la mayor o menor inclinación entre el borde de ataque y el posterior, el número de líneas y por supuesto su diseño, teniendo cometas específicas de freestyle, de freeride, híbridas o para foil por ejemplo. En próximas publicaciones iremos desgranando cada una de estas características y sus funciones.

La tabla 

Tabla

La tabla es sin duda el otro elemento más destacado de nuestro deporte. Las tablas son más fáciles de clasificar a priori, ya que tenemos dos grandes grupos, las twintip o las surfboards. Las primeras son tablas que no tienen nose y tail, es decir, no tienen una punta y una cola, son tablas simétricas que puedes conducir hacia un lado u otro sin cambiar la posición de los pies , mientras que las surfboards (o direccionales) tienen claramente definidos el tail y el nose, de manera similar a una tabla de surf tradicional, estando pensadas para surfear con el kite. Las twintip son ideales en el caso de que lo tuyo sea planchar trucos, ya que su forma y la posición de los pies están establecidos para despegar y aterrizar de la mejor forma posible a la vez que cómodamente. De las surfboards podemos añadir poco más salvo que están diseñadas para surfear.

Tanto en twintip como en surfboards encontramos diversas construcciones que harán que las tablas sean más o menos pesadas al igual que establecerán su rango de rigidez. Para la fabricación de tablas se emplean fibras diversas, epoxy, madera y en las de gama más alta, la fibra de carbono. En las twintip es común el uso de straps o algún tipo de fijación que asegure la posición de los pies, y traen quillas en ambos extremos de la tabla, por el contrario las surfboards sólo traen quillas en la zona del tail y las fijaciones no son imprescindibles. 
 

Otros complementos: 

  • Barra: La barra es el elemento que usamos para conducir la cometa. Hay barras para cometas de cuatro líneas, de cinco líneas y algunas de cuatro que se convierten en cinco añadiendoles un kit. Las barras permiten maniobrar de manera fácil la cometa, impiden que se lien las líneas entre sí e incluso posibilita la regulación de la potencia de la cometa, como ocurre en el caso de la Click Bar de Duotone.
La Click Bar permite incrementar y reducir la potencia en pasos precisos con un simple gesto. Para incrementar la potencia de la cometa, sólo debes girar el mecanismo de rebobinado en el sentido de las agujas del reloj: con cada medio giro, se reduce la extensión de las líneas traseras. Para reducir la potencia, pulsando simplemente el botón en el centro del mecanismo de rebobinado, las líneas traseras se extienden con cada pulsación y se rebaja la potencia. Adicionalmente el indicador de potencia de la barra muestra en todo momento el nivel de potencia, también es visible en la señal de neón naranja sobre el flotador derecho. 
  • Arnés: El punto clave de los arneses es ofrecer rigidez en el centro con unas secciones laterales flexibles, garantizando un equilibrio perfecto del arnés que se traduzca en la máxima comodidad y versatilidad. Además debe ser un producto de buena calidad ya que es uno de los elementos más castigados durante la actividad. Los arneses se pueden clasificar por el rango de dureza, como ocurre en la gama de ION y Duotone por ejemplo, y la manera en que las cargas quedan repartidas gracias a la firmeza de la sección central pre formada, mientras que las secciones laterales flexibles permiten moverse y girar con libertad, proporcionando toda la comodidad posible.
Dentro de los arneses existen variantes además de en la dureza, como hemos dicho, en el tipo de arnés en cuanto al sistema de fijación, ya que los hay más anchos o más estrechos en la posición lumbar, también los hay de asiento que son similares a los usados en escalada en cuanto a su morfología. El enganche también puede ser fijo o puede deslizar a lo largo de un carril, según el tipo de navegación que realicemos. En definitiva, también en los arneses existe gran variedad de acabados, por lo que dedicaremos otra publicación para hacer un análisis más detallado de éstos.
  • Fijaciones: En fijaciones existen dos opciones, la opción de la fijación mediante correa, que puede ser más o menos ancha, según el gusto y la sensación que el rider quiera tener. En la gama Duotone por ejemplo existen dos fijaciones de correas, también llamadas bindings o straps. Son el modelo Vario y el modelo Entity. La primera es una fijación de correa simple con una base almohadillada fina, y la segunda, la Entity, es una fijación de doble correa con los pads ergonómicos más gruesos que la anterior para mayor comodidad. Cada una ofrece sus ventajas e inconvenientes según el tipo de usuario, por lo que es casi un tema de preferencia personal, aunque existen recomendaciones según el uso que les vayas a dar.
La otra opción en fijaciones son las tipo botas, heredadas de la modalidad wake. Este tipo de fijación se usa cuando el rider quiere el máximo agarre, de manera que toda la transferencia de movimientos se traslada de manera inmediata a la tabla, y son usadas sobre todo para sesiones donde se van a realizar movimientos muy radicales o directamente en un wake park. Las botas de kite han mejorado enormemente en los últimos años, y destacan por su comodidad, flexibilidad y durabilidad.

 
Kitesurf en España

El kitesurf en España

Decir kitesurf en España es decir Gisela Pulido. La catalana y tarifeña de adopción cayó como una bomba en el mundial de kitesurf cuando con sólo 10 años conquistó su primer mundial en 2004. Con tan sólo 25 años, Gisela suma 10 títulos mundiales, los primeros cinco de manera consecutiva, y ha sido y sigue siendo el gran referente para muchos kiters. A Gisela se le unen muchos nombres de kiters españoles que han estado o están el top del panorama mundial como Abel Lago, Álex Pastor, Álvaro Onieva, Rita Arnaus, Claudia León, Gianni Aragno, Jan Marcos Riveras, Julia Castro ó Noè Font por citar unos pocos, aunque son muchos los chicos y chicas que demuestran que esto del kitesurf o kiteboarding pega fuerte en nuestro país.

España es uno de los países del mundo con mayor número de kilómetros de costa, un clima benevolente y zonas que reúnen las condiciones idóneas para practicar kite todo el año y evolucionar y mejorar la técnica. Tarifa y Fuerteventura son a nivel mundial dos de los spots más importantes en la práctica del kite, a lo que se unen las excelentes condiciones que podemos encontrar en las costas catalanas, el levante o la cornisa cantábrica, de manera que la práctica del kite no supone ninguna dificultad en la mayoría del territorio nacional, ya que podríamos añadir las zonas de aguas interiores. Por ello, si aún no has probado el kite, no te lo pienses más y acude a un centro especializado para recibir la formación inicial adecuada. ¡Dentro de poco estarás surcando el mar con tu cometa y tu tabla!. 
Comparte este contenido: